La escoliosis degenerativa en el adulto es una deformidad rotacional que toca las 3 partes de la columna en el sentido coronal, cervical y axial. Es originada por una enfermedad degenerativa, asimétrica del disco y las facetas articulares, creando cargas asimétricas y posteriormente deformidad en la columna. Esta deformidad se da cuando la maduración ósea de los pacientes ya ha concluido, es decir, se puede considerar que a partir de los 30 años, se puede llegar a dar un cuadro de escoliosis degenerativa sin haber tenido antecedentes de escoliosis idiopática.

 El síntoma principal es el dolor axial, radicular y déficit neurológico. Es por ello que el cuadro de escoliosis empieza con una lesión de los discos, que son los amortiguadores que las personas tienen en la columna vertebral. Si el disco empieza a fallar, no homogéneamente sino en formas desiguales, esto provoca que la columna se vaya deformando ya que por un lado el disco está más alto que otro, todo esto genera sufrimiento a las facetas, que son la parte de la articulación entre una vértebra y otra, esto hace que la columna se empiece a desviar incluso a desplazar. En los casos de los pacientes con escoliosis degenerativa lo primero que tienen es dolor de espalda y dolor de las piernas. Un fenómeno denominado como claudicación, en el 90% de los pacientes, consiste en un fuerte dolor en las piernas tras caminar pequeñas distancias, obligándolos a sentarse. Los pacientes que llevan a cabo la primera parte del tratamiento clínico y no se percibe mejoría, pasa a la etapa quirúrgica. El tratamiento conservador incluye fármacos y terapia física. No existe un consenso para las indicaciones quirúrgicas; sin embargo, se debe tener un entendimiento claro de los síntomas y signos clínicos. Lo primero que se debe es tener un buen estudio de resonancia magnética, tomografía y una radiografía funcional.

 La resonancia magnética nos facilitará la imagen de columna con el canal (el compartimiento por donde pasa la medula y los nervios). Si el canal está estrecho, que es lo más frecuente, la cirugía va a descomprimir, es decir, va a aperturar la parte posterior de la vértebra dependiendo de los segmentos que esté tomando, va a descomprimir generando que los nervios queden libres. Luego, al haber deformidad, se deben colocar ternos, barras y placas para estabilizar.Después de la operación viene la terapia, la cual es mandatoria ya que ayuda a recuperar la deformidad. No hay forma de evitar esta escoliosis, ya que es degenerativa en el adulto y viene con el paso del tiempo y el envejecimiento, por ello se debe tener una buena postura: sentarse derecho y caminar en posición bien derecha y en equilibrio, esto no garantiza el no padecer de esta deformación pero si baja bastante los riesgos.

Dr. Miguel Vizcarra

Tratamiento integral de columna vertebral

Cirugía moderna de la columna y prótesis de columna.

Electroencefalografía