La fisura labiopalatina es la malformación congénita facial más frecuente, representando un 15% de éstas. La incidencia reportada en Perú es de 1/1000 nacidos vivos aunque se presume mayor. Se le conoce popularmente como labio leporino y paladar hendido. Este término viene de la forma de labio de liebre (del latín leporinus). El término médico a utilizar formalmente es el de fisura labial (unilateral o bilateral) y fisura palatina(unilateral, bilateral o incompleta).

Se considera que la incidencia de fisuras labio palatina es mayor en la raza asiática, en comparación con la raza mestiza o caucásica, siendo la raza negra la menos afectada.  La mayor parte de las fisuras del labio palatinas corresponden a formas no sindrómicas. Esta malformación tiene un impacto importante en la salud del niño pudiendo presentar deformación facial con impacto psicosocial, dificultades para hablar y alimentarse así como alteraciones dento-esqueléticas. Es considerada como una patología congénita de tipo multifactorial, esto es, los factores genéticos y ambientales son responsables. En la mayoría de los casos no hay una sola causa relacionada, esto es, la fisura es causada por varios factores que interactúan a la vez. En relación a la cirugía de la fisura labial, sigue siendo un consenso la edad de 3 meses para el reparo de la fisura labial.

Los métodos más usados en la fisura unilateral, son el de rotación y avance (Millard) y las técnicas basadas en Z plastias (Tennison-Randall). Estas técnicas tienen ventajas y desventajas siendo la experiencia del cirujano con las mismas el factor más determinante para obtener buenos resultados. En la fisura bilateral, es muy importante considerar la severidad de la fisura. Así el uso de ortopedia maxilar prequirúrgica es frecuentemente recomendada cuando se trata de casos con defectos maxilares muy severos. Las técnicas más usadas son las de Millard y Mulliken aunque actualmente se han descrito muchas variantes de las mismas.

La cirugía primaria de la deformidad nasal asociada a la fisura labial es frecuentemente practicada por los cirujanos. El autor (P.R.P.) cirujano plástico con más de 25 años de experiencia en este campo, ha descrito técnicas quirúrgicas para tal fin que han sido publicadas como técnica de colgajo de rotación compuesto y técnica de VYZ. El protocolo más usado en el mundo para el tratamientode la fisura palatina es el cierre quirúrgico temprano (9 a 12 meses) del paladar en 1 solo tiempo quirúrgico. Este es muy usado en los Estados Unidos.

En Europa es más popular la cirugía de fisura palatina realizada en 2 tiempos quirúrgicos, siendo los protocolos de Oslo y Gotemburgo los más populares. El sustento para recomendar estos protocolos es que producen un mejor crecimiento del maxilar superior, sin embargo se carece de evidencia científica que haya demostrado este beneficio. De acuerdo a la Asociación Americana de Fisuras Palatinas , su manejo requiere de la participación de un equipo multidisciplinario conformado por: cirujano plástico, pediatra, otorrinolaringólogo, dentista (ortopedista, ortodoncista), rehabilitador de la voz y el habla y psicólogo.

 

Dr. Percy Rossell

Médico Cirujano Plástico

Miembro del Comité Editorial de las revistas Plastic Reconstructive Surgery GO y

Journal of Craniofacial Surgery de USA

Presidente del Consejo Médico Consultivo para Sudamérica de la Fundación Smile Train

Magister en Docencia Universitaria y Diplomado en Investigación Clínica por

la Universidad Harvard de los Estados Unidos.