La epidemiología del cáncer ha cambiado en el Perú, hace unos años la neoplasia más frecuente en la mujer era el cáncer de cuello uterino. Las estimaciones más recientes publicadas por el Ministerio de Salud indican que ahora el cáncer de mama es el número uno, dejando en segundo lugar al cáncer de cérvix. En buena medida, este incremento en las estadísticas se debe a que ahora se cuenta con mejores tecnologías para hacer el diagnóstico temprano de esta neoplasia, y no menos importante, a que hay una cultura de prevención que se está instalando en nuestra población.

 Actualmente, en el área de imágenes mamarias contamos con estudios morfológicos (mamografía y ecografía); estudios funcionales (resonancia magnéticay mamografía con contraste) y estudios moleculares (PEM: mamografía por emisión de positrones y MBI: imágenes mamarias moleculares). La transición tecnológica para la detección de esta patología se inició con la mamografía analógica, considerada como el estándar de oro durante más de 30 años. Posteriormente apareció la mamografía digital 2D que mejoró notablemente la resolución de las imágenes mamarias, permitiendo una mejor definición de las estructuras y lesiones de la mama. En el año 2008 estaba disponible el equipo de tomosíntesis, y en el 2010 la FDA aprueba el sistema “Combo” (Mx 2D + Mx 3D/Tomosíntesis).

 La tomosíntesis es una modalidad diagnóstica en 3D que conserva la alta resolución de la mamografía digital en 2D en la cual se obtienen imágenes de baja dosis de la mama en diferentes ángulos durante un barrido del tubo de rayos X. Esto permite incrementar significativamente el diagnóstico de cáncer de mama, ya que evita que la superposición de tejidos esconda la patología o simule lesiones. Así, la tomosíntesis incrementa la detección del cáncer de mama hasta en un 40% en comparación con la mamografía digital (2D). Además, hay una disminución en el rellamado de las pacientes para la toma de placas complementarias, disminuyendo así la ansiedad de la paciente, los costos, la exposición a la radiación, y las biopsias innecesarias. La tomosíntesis también permite obtener la “mamografía sintetizada” que es una nueva imagen 2D, generada a partir de datos de 3D, es decir, reemplazamos la mamografía 2D por una imagen reconstruida de la tomosíntesis, por tanto, menor radiación, y el beneficio adicional del realce de las microcalcificaciones. Finalmente, es importante realizar la mamografía anual con tomosíntesis a toda mujer a partir de los 40 años, y en algunos casos será necesario complementar con ecografía o RM.

Dra. Lorena Carrillo Diaz

Especialista en Radiología-Universidad Peruana Cayetano Heredia

Past-President de la Sociedad Peruana de Radiología

Delegada por el Perú de la Sociedad Iberoamericana de Imágenes Mamarias

(SIBIM 2012-2017)

Médico asistente con sub-especialidad en Imágenes Mamarias-Clínica Delgado