Las reacciones adversas a medicamentos son más comunes de lo que se piensa. Mas no todas las reacciones adversas a medicamentos son estrictamente alergias. Las alergias a medicamentos se pueden presentar en todas las edades, desde niños hasta personas adultas mayores, aún si han tomado y tolerado el medicamento en cuestión sin ninguna reacción en anteriores oportunidades.

Es importante recalcar que un factor de riesgo para la presentación de reacciones adversas a fármacos es la automedicación, se debe evitar esta práctica pues resulta peligrosa para la vida y la salud del paciente. 

La forma de presentación y la intensidad de los síntomas de la alergia a medicamentos puede variar desde síntomas leves hasta presentaciones sistémicas muy severas, siendo la manifestación más peligrosa el shock anafiláctico. Los síntomas más comunes que se presentan en los pacientes con alergia a fármacos son de intensidad leve a moderada como erupción cutánea (rash), ronchas, angioedema (hinchazón de labios, párpados, garganta), molestias gastrointestinales (dolor abdominal, vómitos, diarreas), anafilaxia y prurito (picazón). 

Los antiinflamatorios no esteroides (mejor conocidos como AINES) son aquellos fármacos que se usan para combatir el dolor, la inflamación, son los medicamentos causantes más comunes de las alergias fármacos. El término AINEs agrupa a varios medicamentos de uso común entre los que se encuentra el ibuprofeno, metamizol, ketoprofeno, ketorolaco, etcétera.

El espectro de presentación de la alergia a AINEs es diversos decir una persona puede presentar una reacción alérgica causada por un solo fármaco, por ejemplo, ibuprofeno, y tolerar todos los otros AINEs, pero existen casos en que la persona presenta reacción a varios AINEs diferentes.

Frente a una sospecha de alergia a medicamentos se debe acudir al médico alergólogo para una correcta valoración del caso y poder recibir las indicaciones médicas que van a variar dependiendo de cada caso. Es de vital importancia que el paciente tenga consigo la siguiente información al momento de la evaluación: el nombre del medicamento, después de cuánto tiempo se presentaron los síntomas, qué síntomas se presentaron, si se tomó alguna medicación para contrarrestar los síntomas, si ha habido antecedentes de reacciones con otros medicamentos.

El manejo médico del paciente es personal de acuerdo al cuadro, líneas generales cuando ha habido una verdadera reacción alérgica a un AINE se debe evitar volver a usarlo, dado que la reacción puede ser de mayor intensidad que la primera que se presentó. Para poder decidir cuál será la ruta de acción en cada paciente se pueden realizar ciertas pruebas a medicamentos, entre las que encontramos las pruebas cutáneas, y las pruebas de provocación oral controlada al medicamento. Estas pruebas deben ser realizadas por el médico especialista ya que la interpretación de los resultados requiere también de la evaluación personal de cada caso (síntomas, edad del paciente, comorbilidades, etc.) 

Por último, debemos recordar que es muy importante la evaluación por el especialista para determinar si la reacción que el paciente ha presentado es una verdadera alergia a medicamento, pues en muchos casos se evitan fármacos necesarios para el tratamiento sin ser necesario.

Dra. Gabriela Pérez

Especialista en Alergia e Inmunología

Miembro de la Sociedad Latinoamericana de Inmunodeficiencias Primarias (LASID)

Miembro de la Academia Europea de Alergia e Inmunología Clínica (EAACI)