El último martes, el Ministerio de Salud (MINSA) organizó el evento «Decenio de la Igualdad entre Hombres y Mujeres», con el objetivo de abordar la situación del acceso y disponibilidad de la salud en el país, especialmente para las poblaciones más vulnerables, como las personas de la comunidad LGTB+, mujeres, personas de la tercera edad y personas de clase baja.

Durante la discusión, la Dra. Patricia García Funegra, médica salubrista y ex ministra de Salud, enfatizó la importancia del impacto de las normas en la salud y abogó por políticas centradas en los ciudadanos, subrayando, así, la necesidad de reducir las brechas que impiden el acceso al Universal Health Care (Atención Sanitaria Universal) para los grupos mencionados.

Por otro lado, el Dr. José Garay Uribe, miembro del Consejo de Facultad de Medicina Humana de la Universidad San Martín de Porres, resaltó la importancia de la transparencia en el ámbito de la salud y reconoció los desafíos que obstaculizan la descentralización y alejan al país de sus objetivos en este sentido. «Tenemos una deuda con nuestro país», agrega en su discurso. A su vez, el Dr. Luis Lazo Valdivia abordó su argumentación sobre como la salud no puede ni debe ser privatizado, y que se deben implementar iniciativas que garanticen el acceso universal a la atención médica.

Entre los invitados, se encontraba la directora ejecutiva de TelemedicinaPERÚ, Melina Noelia Salazar, quien compartió experiencias sobre las dificultades de acceso a la atención médica en provincias, resaltando la larga lista de espera sin depender que tan grave es su situación de salud; además de los desafíos que enfrentan los pacientes y sus familias con respecto a refugios y limitación monetaria.

«Tenemos un sistema fragmentado», admitió Susana Wong, directora general de Lazo Rosado, refiriéndose a las dificultades de accesibilidad y discriminación en el sistema de salud peruano, tanto para los pacientes como para los profesionales médicos. Agregando junto con Marta Martina Chavez, doctora en Ciencias de la Salud, al respecto de los problemas en el sistema de salud peruano. El cual no solo afectan a los pacientes, sino también a los médicos y estudiantes de medicina, esto debido a la escasez de profesionales capacitados para cubrir diversas áreas, así como a la tendencia de los estudiantes a aspirar únicamente a trabajar en hospitales de alto nivel, debido al estigma asociado con el trabajo en clínicas o centros de salud menos privilegiados. Es crucial reconocer y valorar a los estudiantes que deseen servir en cualquier centro de atención médica, motivándolos a contribuir donde más se necesite su ayuda.

En conclusión, el MINSA se compromete a abordar los desafíos del sistema de salud peruano mediante la implementación de iniciativas que promuevan un acceso equitativo a la atención médica. Se espera que la mejora de la telesalud y la descentralización del sistema sean parte de las soluciones propuestas para construir un sistema de salud más inclusivo y eficiente en el Perú.