Las infecciones pueden ser transmitidas del donante al receptor. Para realizar un trasplante se debe contar con un donante vivo o cadavérico. En el caso de los donantes vivos, debe asegurarse la seguridad del donante en todo momento, por lo que se requieren evaluaciones que permitan garantizar las mejores condiciones tanto para el donante como para el receptor.
Los tamizajes para identificar infecciones en el donante y en el receptor deben estar protocolizadas, basados en las recomendaciones internacionales y en la epidemiología local. El objetivo es identificar si el donante es portador de alguna infección que potencialmente sería peligrosa para el receptor y si las condiciones identificadas son susceptibles de tratamiento o de algún tipo de intervención que permita la prevención de la trasmisión donante, receptor.
Las infecciones que se requieren tamizar entre otras pueden ser: infección por virus VIH, virus HTLV1, Citomegalovirus, Tuberculosis, Tripanosomiasis (Chagas), Toxoplasmosis, Estrongiloidiasis, Hepatitis B, Hepatitis C. Cuando hablamos de donantes vivos, el ejemplo más importante es la donación de riñón. Eventualmente una persona podría donar uno de sus riñones a alguien que sea compatible. Usualmente se da en circunstancias de familiares directos (padre, madre, hijos, hermanos). La persona puede llevar una vida normal, incluso habiendo donado uno de los riñones.
En el caso del donante cadavérico, los órganos deben estar en condiciones viables de ser trasplantados, para lo cual existen criterios que son parte de los Protocolos de Procura de órganos. En el caso del donante cadavérico, los órganos pueden ayudar a varios pacientes. Por ejemplo, los riñones permitirán a dos personas diferentes a prescindir de la hemodiálisis, de igual manera las córneas, el hígado en general ayudará a un receptor, sin embargo, en algunos casos podría ayudar a dos niños.
De otro lado en el caso de los donantes que han estado muchos días en cuidados intensivos, la posibilidad de tener complicaciones infecciosas que potencialmente pueden ser transmitidas a los receptores, o incluso poner en riesgo el trasplante deben ser contempladas; estas condiciones también son previstas en las recomendaciones internacionales y en los protocolos locales. Citomegalovirus (CMV) es probablemente la infección viral en trasplante que más ha impactado desde que se iniciaron los trasplantes en el mundo y alguno de los aprendizajes más importantes está relacionado con la importancia de la identificación de la infección en el donante y en el receptor para establecer estrategias claras de prevención o tratamiento que impidan la progresión a enfermedad por CMV en el receptor, estrategias como la profilaxis con drogas antivirales y el seguimiento para el diagnóstico oportuno de la replicación o enfermedad viral deben estar bien establecidas en los equipos de Trasplante.

Las infecciones bacterianas usualmente están muy ligadas al entorno inmediato del trasplante de órganos sólidos, algunas asociadas al donante y otras con relación al receptor mismo y a los factores de riesgo del paciente.
Las infecciones por hongos usualmente son más tardías y no suelen estar ligadas al donante, excepto en aquellos casos en los cuales el órgano esté infectado previamente con alguna micosis no identificada al momento de la procura de la donación.
La tuberculosis, por ejemplo, en nuestro medio podría ser un germen que potencialmente podría ser transmitido al receptor, por lo que el tamizaje debe incluir pruebas que permitan disminuir el riesgo de este tipo de infección. Sin embargo, el riesgo nunca será cero, pero mientras constituya un riesgo manejable, el riesgo beneficio será siempre a favor de la donación de órganos.
Es lamentable que como país, aún tengamos cifras tan bajas en donación de órganos en relación a la región, lo que impide que muchas personas puedan tener calidad de vida por la falta de madurez de la sociedad, esperemos que esta realidad mejore en los próximos años.

Dra. Lourdes Beatriz Rodríguez Piazze
Médica Internista, infectóloga
Infectóloga en Hospital Nacional Guillermo Almenara
Fellowship HIV- 2005- Universidad de San Diego en California
Mentorship-ITECH- Sudáfrica-2008 – CDDEP- India-2019
Coordinación Estrategia Nacional de Tuberculosis-EsSalud- 2013-2014