En nuestra sociedad, nos encontramos desorientados sobre la importancia del acto de donación de órganos y tejidos (permite salvar vidas y esta es una nueva oportunidad para muchas personas receptoras de poder volver a nacer)
Dentro de los órganos se puede donar: el corazón, los pulmones, el hígado, los riñones, el páncreas y el intestino.
Dentro de los tejidos se puede donar la córnea, la piel, los huesos, las válvulas cardíacas, cartílagos, tendones y nervios.
Durante muchos años, los problemas socioculturales prevalecen y prevalecerán en nuestro país.
El ministerio de salud, EsSalud, algunas clínicas privadas, tienen la complejidad para poder realizar un trasplante de órganos donde el ente regulador a nivel nacional. El ente regulador <Gerencia de Procura Y Trasplante>. Se encargará de ver el tiempo de lista de espera para el trasplante (el paciente con mayor tiempo en lista de espera tiene prioridad respecto otro paciente con menos tiempo en lista de espera)
El ámbito geográfico donde se localizó al potencial donante y al receptor. Evaluar cada caso de manera protocolizada bajo estándares y normas legales, morales, bioéticas, y de acompañamiento a las familias.
En el Perú, nos encontramos en el penúltimo lugar de Sudamérica, en la cultura de donación de órganos y tejidos, donde claramente se ve que hay una baja difusión y concientización sobre la importancia del trasplante de órganos de una persona.
Debido a la percepción de mitos en la población, desconociendo la complejidad del proceso de procuración desde el diagnóstico del potencial donante igual a muerte encefálica <falta de actividad cerebral con test de apnea positivo>, por ejemplo, en circunstancias de un disparo en cráneo, accidentes de tránsito, hemorragia cerebral tipo aneurisma vascular roto. Ya diagnosticado como donante, proceso de ablación del donante (hospital que activa el proceso de procuración hasta el trasplante en el hospital receptor del órgano).
Un trabajo multidisciplinario, con profesionales de la salud, desde el centro con coordinación, ya que el tiempo y la buena comunicación hará que todo este proceso sea un éxito. Y la importancia en la donación de órganos se debe desmitificar por la mala equivocada y errónea percepción social y real del Perú. Donde en vida las personas autorizan o no la donación de sus órganos en ese momento, ocurre entre el dolor y la negación natural del sentir de la familia, la esposa, los hermanos, los hijos, que serán los que en un acto de dolor y duelo tendrán que decidir de manera anónima, voluntaria, y entre el dolor y sufrimiento sea un acto de amor.
Respecto al trasplante cardiaco, órgano vital, epicentro de emociones y de indescriptibles sensaciones, hasta el alma se podría decir que parte del alma se deposita en ella, teniendo ciento veinte mil latidos al día, los trecientos sesenta y cinco días del año, desde el inicio en la morfogénesis intrauterina hasta la falla cardiaca, shock cardiogénico, por causas de miocardiopatía isquémico necrótica de larga data asociado a un infarto o múltiples infartos de miocardio que puede tener una persona en determinada edad con acompañado o no a sus factores de riesgo como ser diabético no controlado, hipertenso no controlado o mal medicado, obeso, tabaquista, y la línea cronológica de la vida, traducida en la edad.
Otras causas: miocarditis virales o miocardiopatías de tipo displasia del ventrículo derecho. Y cardiopatías congénitas complejas, que durante su tratamiento será paliativo, más que curativo. Y en algún momento se requerirá de un trasplante cardiaco, donde este órgano noble puede resistir un tiempo de isquemia fría de cuatro a seis horas, donde la rapidez, en los procesos ya descritos arriba, y el grupo de élite de cirujanos cardiovasculares, Cardiólogos Intervencionistas, cardiólogos clínicos, cardiólogo intensivista, ecocardiografía, equipo de perfusión extracorpórea, son los que integran y realizarán el milagro de la esperanza de volver a latir y seguir viviendo.
Cuanto puede el órgano trasplantado mantenerse en funcionamiento, con el buen seguimiento, se espera que dure hasta quince años, prolongando la esperanza de vida, para el receptor de este órgano.
Por eso es importante la difusión, la desmitificación masiva y la concientización del acto de donación de órganos y tejidos, como acto voluntario y de amor.

 

Dr. Jefree Fernández Chávez
Cardiólogo Intervencionista
Estudio en la Universidad de Buenos Aires