El trasplante de paratiroides es un procedimiento que se emplea para tratar pacientes que presentan hipoparatiroidismo ya sea primario y/o secundario. El hipoparatiroidismo secundario es la causa más frecuente para indicar un trasplante de paratiroides. Esto se ha implementado desde hace varios años en especial a los pacientes que se les practicó tiroidectomía total y que en forma inadvertida o bien, por estar inmersas en alguna lesión tumoral maligna del tiroides, fueron extirpadas y condujeron a cuadro de hipocalcemia permanente que los obliga a tomar calcio y utilizar 1,3 dihidroxivitamina D3 de por vida. El hipoparatiroidismo secundario pone en riesgo al paciente incluso hasta de perder la vida en un cuadro de hipocalcemia severa que no se atienda en forma urgente. Los primeros pacientes que fueron trasplantados con tejido paratiroideo fueron aquellos que durante la tiroidectomía total se percataban que se habían extirpado las glándulas paratiroideas y acto seguido se procedía hacer autotrasplante de las glándulas en músculos cercanos como serían el músculo esternocleidomastoideo y así no se perdía la función endocrina. La extirpación de las paratiroides varía en las diferentes publicaciones entre el 0.6 al 17% por lo que es un problema relativamente frecuente. El alotrasplante de paratiroides es, en la actualidad, el mejor procedimiento para recuperar la función paratiroidea.

Sin embargo, las diferencias inmunológicas ponen como desventaja el utilizar medicamentos inmunosupresores en los receptores por los eventos adversos de los mismos. Los diferentes grupos dedicados a este trasplante han experimentado con diferentes maniobras terapéuticas con inmunosupresores como lo es desde solo administrar bajas dosis únicas de esteroides, combinaciones entre ellos para disminuir riesgos y además que sean compatibles con su grupo sanguíneo, con HLA parecidos y prueba cruzada negativa. El primer trasplante de paratiroides en México fue realizado por nuestro grupo el 11 de diciembre de 1995 y desde entonces hasta noviembre de 2015 se han llevado a cabo 12 trasplantes. La metodología quirúrgica que utilizamos ha sido prácticamente la misma desde un inicio. La cirugía paratiroidea que es frecuente en el hospital ha dado la oportunidad de obtener tejido paratiroideo para el alotrasplante. De tal manera que en pacientes, especialmente con diagnóstico de adenoma paratiroideo, se toma el material necesario para implantar aproximadamente 20 fragmentos en el músculo flexor superficial del antebrazo no prioritario con anestesia local y marcaje con sutura inabsorbible en cada uno de los lugares de implante del tejido por si es necesario en caso de que se reproduzca el tejido adenomatoso.

Es importante mencionar que el hiperparatiroidismo secundario de los pacientes nefrópatas crónicos puede ser una fuente de obtención de tejido paratiroideo para ser utilizado en el trasplante. Las dos cirugías se llevan a cabo en forma simultánea para evitar preservación prolongada con dos equipos quirúrgicos. Por lo mencionado, en el aspecto inmunológico, utilizamos un esquema inmunosupresor a base de esteroide a dosis bajas con tacrolimus y ácido micofenólico que se deberá de administrar semejante al tiempo utilizado por otro tipo de órganos sólidos y tejidos. Esto ha llevado al éxito algunos de los casos operados. Aunque no lo hemos podido demostrar, pensamos que aunque son varios fragmentos paratiroideos implantados, la isquemia del tejido es un factor de riesgo importante para que se pierda la función a largo plazo y no solo el factor inmunológico. Se requieren de más pacientes y varios escenarios para tener un éxito mayor.

Dr. Federico Javier Juárez de la Cruz
Médico Cirujano general
Jefe del Departamento de Trasplantes del Instituto Mexicano del Seguro SocialJefe
Unidad de Trasplantes del Hospital Ángeles Torreón, Coahuila, México
Profesor por Oposición de Cirugía y Anatomía en la Facultad de Medicina de la
Universidad Autónoma de Coahuila
Editor en Jefe de la Revista Mexicana de trasplante A.C