Todos los días, personas de todas las edades se convierten en receptores y donantes- de órganos, tejidos y sangre a nivel mundial.
Previo a la pandemia, entre dos y tres personas por cada millón de habitantes accedían a donar sus órganos. Actualmente, esto se redujo a 0,7 donantes por millón de habitantes.
Según la Dirección General de donaciones, trasplantes y Banco de Sangre (DIGDOT), órgano de línea del Ministerio de Salud, afirma que, durante el 2018 se realizaron 157 trasplantes de riñón, en el 2019 fueron 189 trasplantes; y desde el inicio de la pandemia por la COVID-19, es decir, en el 2020, se realizaron 50 trasplantes, en el 2021, 49 y en lo que va del 2022, solo se ha hecho 20 intervenciones.
Los trasplantes forman parte de un proceso complejo en el que cada minuto es un tesoro tras la extracción de los órganos. El traslado debe ser rápido para evitar daños por isquemia. Los órganos y tejidos más solicitados son córneas y riñones, le siguen el corazón, hígado, páncreas, piel, válvulas cardiacas, médula ósea, hueso y tendones. La donación de órganos y tejidos humanos, es un acto gratuito, voluntario y altruista. Antes de hacer efectiva la donación se realiza la solicitud a los familiares más cercanos, en atención a los principios y garantías de la donación y trasplante de órganos y tejidos humanos y el pleno respeto a los derechos humanos, según consta en la Ley N° 28189 “Ley General de Donación de Trasplante de Órganos y/o Tejidos Humanos”.

Es importante mencionar que la persona que recibe un órgano debe ser compatible con el donante. Para ello, primero se deben realizar estudios de histocompatibilidad, además de exámenes para conocer que el donante no haya tenido ninguna enfermedad contagiosa. En el Perú, más de siete mil pacientes se encuentran en la lista de espera para recibir un órgano o tejido. Ellos dependen de la generosidad de otros para poder recibir ese regalo. Es así, que la donación de órganos es el acto de desprendimiento más grande que existe, pues para estos pacientes constituye la diferencia entre la vida y la muerte. En el país, cada 23 de mayo se conmemora el Día Nacional del Donante de Órganos y Tejidos, esta fecha sirve para rendir un homenaje a todas las personas solidarias que donaron sus órganos y tejidos de forma altruista y voluntaria. Donar vida en forma de órganos a otras personas es uno de los actos de bondad más admirables. Si ya donar sangre supone una muestra de solidaridad y compromiso encomiable, poder ofrecer de manera anónima una segunda oportunidad a otra persona es el bien absoluto.

Dra. Milagros Puente
Médico Patólogo Clínico del Hospital Nacional
Guillermo Almenara Irigoyen