La circuncisión o postectomía es una de las cirugías más antiguas de la humanidad, realizada por diferentes culturas y religiones con procedimientos muy rudimentarios que con el tiempo y la adquisición de conocimiento fue cambiando, haciéndose una intervención muy segura y con pocas complicaciones postoperatorias.
Ahora nos llega CircCurer un dispositivo fabricado por Langhe Medical Instrument Co., Ltd., cuyo funcionamiento está basado en el instrumental quirúrgico utilizado para la realización de anastomosis mecánicas en la cirugía ano-rectal. Inventado en 2009, ahora ya se ha utilizado ampliamente en alrededor de 2.000 hospitales y en más de 20 países. Este es un dispositivo quirúrgico manual y estéril, que está precargado con grapas de piel no bioabsorbibles. Está diseñado para cortar el prepucio y aplicar una fila circular de grapas proximal a la línea de corte.

Técnica:

El procedimiento puede realizarse bajo anestesia local, de manera ambulatoria y en corto tiempo. El primer paso es la asepsia y antisepsia del área operatoria seguida de la insensibilización del pene con anestesia local, que se inyecta en la base del pene, en el cuerpo de este o aplicado como crema; luego se procede a colocar la cúpula de metal (campana) que trae el dispositivo por debajo del prepucio y por encima del glande para protegerlo, es importante lubricar muy bien esta cúpula de manera que sea fácil su colocación y movilización; el extremo distal del prepucio se fija a la cúpula con una sutura plástica prediseñada para tal fin, procediendo a insertar el tallo de la campana en la pistola y fijarla a esta con un perno que se asegura hasta observar un cierre hermético de la línea donde se realizará el corte, seguidamente se retira el click de seguridad que se encuentran entre los brazos del mango del dispositivo y se procede a realizar el cierre de este mango durante un periodo de 30 segundos, lo que asegurará la hemostasia de la línea de sutura. El dispositivo Circurer® permite realizar en simultáneo el corte y grapado de la línea de sutura con pequeñas grapas metálicas que se caerán en un periodo aproximado de dos a tres semanas obteniendo unos resultados estéticos muy favorables.

Principales ventajas de la Técnica CirCurer:

• Mayor precisión a la hora de realizar el corte en el prepucio obteniendo un resultado preciso y estético.
• Se evita el abundante sangrado, lo cual favorece la cicatrización posterior.
• Intervención sin bisturí con una sutura más limpia y de rápida curación.
• Se reduce el tiempo de la cirugía y del postoperatorio.
• Recuperación con menos contraindicaciones y con resultados visibles en poco tiempo.

Como indicamos anteriormente, se trata de una cirugía de pocos minutos de duración y para la que no se precisa ingreso hospitalario. Los cuidados postoperatorios son muy básicos y sencillos e incluyen una curación diaria con jabón antiséptico y agua limpia; para una correcta recuperación, el paciente debe evitar realizar esfuerzo o mantener relaciones sexuales durante las siguientes 4 semanas.

Dr. Lino Hurtado
Médico Cirujano Urólogo
Cirujano General en la Clínica Razetti de Barquisimeto