La litotricia extracorpórea por ondas de choque, es un método no invasivo para el tratamiento de la litiasis renal, a fin de la eliminación de los cálculos urinarios. Principalmente se utilizan para los cálculos del uréter medio, uréter superior, pelvis renal e intrarrenal (riñón). Para el uréter inferior no es efectiva la litotricia extracorpórea. Y solo para cálculos menores de 2 cm.
El diagnóstico de una litiasis renal, se basa en el cuadro clínico, sobre todo si se presenta con cólico renal. y en el análisis de la orina. Los estudios de imágenes de ayuda en el diagnóstico son: la radiografía simple de abdomen, la ecografía reno vesical y la tomografía computarizada (urotem sin y con contraste), que es el examen de elección para el diagnóstico de la litiasis renal. Para ello, el paciente no debe estar tomando anticoagulantes, aspirina y no tener discrasias sanguíneas o enfermedades de la coagulación. De no ser el caso, cualquier factor que altere el tratamiento está contraindicado para someterse a la litotricia. Además es recomendable que el paciente esté en periodo de ayunas antes de la operación.
El procedimiento se realiza en una camilla especial, que cuenta con una fuente en la onda de choque y un arco en forma de la letra C, de rayos X. Para que,este último, sirva para ubicar el cálculo, y conducir las ondas de choque. Si el tratamiento no ha sido completamente eficaz y no se destruyen en una sesión, se puede aplicar una segunda o tercera sesión de la litotricia.  Puede provocar leve dolor, pero es suficiente poner analgésicos antes del procedimiento, y en algunos pacientes es necesario la sedación.
Una de las complicaciones que el paciente puede presentar en la post operación es el cólico renal, hematuria (sangrado en la orina). Sin embargo, si el cálculo es infectado, puede producir una infección urinaria, e inclusive ocasionar una sepsis.
La sepsis, es un proceso de infección generalizada por la reacción extrema del cuerpo a una infección. Por este motivo, para la prevención se emplean antibióticos de amplio espectro preoperatorio, efectivos para muchos gérmenes.
En raras complicaciones, que se podría dar por la litotricia, producida después de la fragmentación de cálculos de mayor tamaño, la falta de eliminación de los fragmentos se ponen en fila en el uréter, formando una acumulación de pequeños cálculos uno tras otro, lo que se llama como “La calle litiásica”.
Después de realizada la litotricia, en algunos pacientes es necesario dejar un catéter ureteral, que va del riñón a la vejiga. Con la finalidad de facilitar la eliminación de los fragmentos del cálculo destruido y prevenir un cólico renal. La mayoría de los cálculos son expulsados del cuerpo por la orina, sólo se requerirá de este procedimiento si se presentan complicaciones que no puedan eliminar el cálculo.

Dr. Wilfredo Enrique Gadea
Médico Cirujano Urólogo
Urólogo del Hospital Militar Central, Clínica Avansalud y Clínica Limatambo
Urólogo general y oncológico del Centro Oncológico FEBAN