La vasectomía es un procedimiento quirúrgico que consiste en ligar los conductos deferentes. Los conductos deferentes transportan los espermatozoides de los testículos a la próstata y al conducto uretral, entonces ocluye u obstruye los dos conductos a través de clips o a través de la cauterización que interrumpa el paso de espermatozoides. Con el fin de evitar la llegada de espermatozoides a la vagina de la mujer e impedir la concepción de un nuevo ser.

Existen múltiples métodos, el más frecuente es la vasectomía sin bisturí. Llamado sin bisturí porque se realiza un mínimo corte. Consiste en capturar el conducto deferente y a través de una mínima incisión cortar y ligar el conducto. Es el método que se recomienda y además es uno de los más prácticos.

La vasectomía es un método muy efectivo, tiene una tasa de efectividad de 99% aproximadamente. La efectividad aumenta dependiendo de la técnica utilizada. El procedimiento se realiza en una persona joven, y no se necesita mucha preparación. Generalmente se le indica al paciente que tiene que venir rasurado, sobre todo en la parte del escroto y el pubis. Es un procedimiento rápido que se puede realizar en media hora o incluso menos. Se aplica una anestesia local, a través de jeringas y agujas en nivel incisión. También se puede aplicar una anestesia regional, apoyándonos en un especialista como el anestesiólogo, para que pueda ser de manera más cómoda para el paciente. El procedimiento se puede realizar en una sala de operaciones, o en un ambiente quirúrgico adecuado, limpio y estéril donde se tenga las pinzas adecuadas. Se hace con una limpieza adecuada, naturales de agentes importantes, y con campos quirúrgicos para mantener la esterilidad del procedimiento y evitar posibles infecciones.

Entre los riesgos o complicaciones posteriores al procedimiento están el dolor en la zona de la operación. Generalmente el paciente estará con un dolor de 48 horas, y que mejorará en el transcurso de la semana. Lo más complicado a lo que se podría llegar es a una gangrena de Fournier. La gangrena de Fournier es una infección generalizada de la zona genital que afecta a todo el organismo. Si bien es una complicación muy rarísima, existen casos en el que si se ha reportado este tipo de infecciones.

Luego de la operación el paciente debe guardar reposo relativo a los dos primeros días. También se indica la colocación de compresas de hielo a nivel de la incisión y durante las dos primeras semanas no debe realizar esfuerzo físico. La mayoría de urólogos recetan antibióticos para prevenir infecciones en el sitio operatorio.

Si bien, existe la reversión de una vasectomía, es un proceso más complejo y depende de la cirugía previa de la vasectomía inicial. Aproximadamente 60 o 80% de reversión. Es un proceso quirúrgico más minucioso, casi microscópico, porque el conducto deferente va a tener que ser unido con los cabos terminales a través de suturas pequeñas. Pero es totalmente reversible y depende de la cirugía previa que se haya realizado.

Dr. Cristhiam Monterroso
Médico Cirujano Urólogo
Urólogo de la Unidad de Urología Insalud
Urólogo en el Centro Médico Santa María de Cuzco