La circuncisión es uno de los procedimientos más frecuentes en urología, que consiste en el retiro del prepucio que cubre el glande.
Realizada bajo diferentes circunstancias: médico (fimosis, parafimosis, balanitis crónica), religiosas, higiénico preventivas y/o estéticas. Este procedimiento es relativamente rápido (de 15 a 30 min), ambulatorio y con una baja tasa de complicaciones.

Un estimado del 30% de la población mundial de varones mayores de 15 años se han realizado la circuncisión por razones terapéuticas, culturales y estéticas. La circuncisión provee también una mejor higiene y una disminución de riesgo en adquirir enfermedades de transmisión sexual (HIV, VPH, y Herpes Virus), así como la aparición de cáncer de pene.
La complicación más frecuente en toda circuncisión es el sangrado, con una incidencia entre 0.1 y 3.1%, controlada fácilmente con ligaduras o electrocoagulación, esta ocurre alrededor de los bordes, pero más frecuentemente a nivel del frenillo. El uso excesivo de electrocoagulación conlleva un riesgo de quemaduras
eléctricas y necrosis.

El uso de láser ha demostrado ser una herramienta de tratamiento efectivo para enfermedades de la piel así como resultados estéticos, debido a su gran precisión para técnicas envuelvan incisión, escisión, vaporización y coagulación. El láser CO2 en la circuncisión ha demostrado ser ideal debido a la capacidad de vaporizar el tejido y cauterizar los márgenes al mismo tiempo, siendo no todos los láser capaces de conseguir ambas cualidades. La circuncisión láser ha demostrado estadísticamente un beneficio en el tiempo operatorio, disminución de edema y dolor, mejor cicatrización y mejor resultado estético. Así como también, una tasa de aparición de complicaciones menor al 5%. Cabe mencionar que tales beneficios han sido encontrados de la misma manera en la población pediátrica.

En un estudio realizado con niños observó que la técnica de combinación con Láser CO2 y cianocrilato, para prevenir hematomas y hemorragias, así como disminuir el tiempo operatorio, disminuir el riesgo de infección, y eliminar la necesidad de retiro de puntos; Fue de entero beneficiosa. Se ha visto además en muchos estudios que la circuncisión sin sutura ha reportado mejores resultados estéticos comparado con cierre tradicional (con sutura reabsorbible). Brindando menor tiempo operatorio, menor aparición de infecciones, y menor dolor postoperatorio, sin existir una diferencia significativa en el sangrado postoperatorio.
Es así como la circuncisión láser CO2 es un procedimiento con mayores ventajas en comparación con el procedimiento estándar.

 

Dr. Víctor Pérez
Médico Urólogo
Miembro de la Sociedad Peruana de Urología (SPU)
Miembro de la Sociedad Americana de Urología (AUA)
Miembro de la Asociación Europea de Urología (EAU)