El cáncer es una enfermedad crónica que ha acompañado al hombre a lo largo de su historia, siendo hoy en día considerado como la segunda causa de muerte por enfermedad a nivel mundial. Desde su descripción en la antigua civilización egipcia, con datos de 3000 a.c., su denominación por Hipócrates en la antigua Grecia, hasta nuestros días, el cáncer ha estado acompañado de una tasa de mortalidad elevada. Si bien es cierto, el conocimiento médico, los métodos de diagnóstico y los esquemas terapéuticos han ido mejorando, brindando así un mejor pronóstico al paciente oncológico, en la actualidad seguimos teniendo un diagnóstico tardío de la enfermedad, lo cual se ve reflejado en las tasas bajas de sobrevida que enfrenta el paciente con cáncer.

Se estima que a nivel mundial se diagnostican aproximadamente 12.7 millones de casos nuevos de casos de cáncer cada año, para el 2020 se calcula que el número de personas diagnosticadas podría llegar a los 16 millones, y para el 2030, esta cifra se elevaría a 21.3 millones de casos nuevos, situación que conlleva a una llamada de atención a las autoridades sanitarias para establecer estrategias orientadas a cambiar estas cifras proyectadas.

Por varios siglos, la cirugía constituyó la única opción terapéutica del cáncer, con resultados desalentadores muchas veces, dado la ausencia de conceptos como asepsia, anestesia y terapia antibiótica, conocimientos que fueron descubiertos a mediados del siglo XIX. Con el inicio del siglo XX, se da comienzo a un manejo más científico del cáncer, dado el descubrimiento de nuevas terapias como son el descubrimiento y posterior uso de la radiación por Marie Curie en 1911, tomando gran impulso el uso de la misma hasta que se conocieron los efectos adversos colaterales. Este descubrimiento da origen a la segunda modalidad de tratamiento del cáncer como es la Radioterapia.

Otro gran descubrimiento del siglo XX que contribuyó en el manejo del cáncer y que actualmente está en constante investigación hasta el día de hoy, ha sido la quimioterapia, cuyo inicio se dio durante la primera guerra mundial, al observar los efectos de armas químicas como el gas mostaza y su respuesta en los linfomas, situación que dio inicio a la búsqueda de nuevos agentes que pudieran combatir al cáncer.

Gracias a la entrega del premio Nobel en Medicina este 2018, el cáncer ha vuelto ser protagonista de los medios, dado los descubrimientos de James P. Allison y Tasuku Honjo, en donde se reconoce el impacto de la inmunoterapia como esquema terapéutico contra el cáncer, y lo que lleva a la reflexión que se irán descubriendo nuevas modalidades para combatir a esta enfermedad milenaria.

Dr. Luis Pacora

Doctor en Medicina por la Universidad de San Martín de Porres

Médico cirujano especialista en Cirugía Oncológica

Centro Médico Naval “Cirujano Mayor Santiago Távara” (Lima)

CEO del Proyecto CHECKEATE