La función del oncólogo clínico consiste, primero, en asesorar en el diagnóstico de algún tipo de cáncer y segundo, acompañar durante todo el tratamiento al paciente oncológico, tanto desde el lado quirúrgico y el no quirúrgico. Asimismo, se encarga de coordinar a todo el equipo (cirujanos oncólogos, radioterapistas, etc.) para establecer el recorrido de tratamientos a aplicar. En pocas palabras, el oncólogo clínico, analiza, planifica la situación y determina cuál es el mejor procedimiento a seguir.

Actualmente, el cáncer de mama ocupa el primer lugar como la neoplasia diagnosticada más frecuente en mujeres, arrebatándole este lugar que, hasta hace 4 años, le pertenecía al cáncer de cuello uterino. De acuerdo a las estadísticas anuales, el 20% de neoplasias en mujeres es cáncer de mama.

Si bien el cáncer de mama es multicausal, solo un 10% de estos casos tendrán una causa genética, como el de Angelina Jolie, quien poseía un gen que le hacía más propensa a padecer este mal.

Los tratamientos disponibles en la actualidad son amplios y variarán según cada caso. Por ejemplo, la quimioterapia agrupa a casi 100 fármacos con la función de actuar sobre las células de replicación rápida, lo cual puede generar efectos secundarios como las náuseas.
La radioterapia ―la cual suele considerarse como el complemento de otros tratamientos―, expone una zona específica del cuerpo del paciente a la radiación durante cortos periodos de tiempo.

Asimismo, la oncología ha avanzado también hacia dos nuevos tratamientos: la terapia biológica, en la cual los fármacos van dirigidos hacia las células tumorales, y la inmunoterapia, la cual hace que las células de defensa de nuestro organismo reconozcan como extrañas a lascélulas tumorales.
En nuestro país contamos con una Oncología de nivel internacional. Pese a que aún existen carencias en los servicios de salud pública, con las nuevas tecnologías, podemos ver como pacientes que antes tenían enfermedades incurables, ahora pueden tener más años de vida, sin tantos efectos secundarios, rompiendo así con el mito de que el paciente metastásico es sinónimo de muerte.

Dr. Juan Carlos Samamé
Médico cirujano especialista en Oncología Clínica
Médico oncólogo del Hospital Nacional Arzobispo Loayza
Médico staff en la Clínica San Felipe