En nuestro país y en el mundo, los traumatismos craneoencefálicos (TEC) pediátricos son un problema de salud pública y la primera causa de muerte y secuelas neurológicas en menores de 15 años de edad. La cinemática del trauma infantil señala que la parte del cuerpo más afectada es la cabeza, la cual constituye el 20 % de la masa corporal en menores de 5 años.

Los TEC son la interrupción súbita de las funciones cerebrales debido a un intercambio brusco de energía cinética entre la cabeza y los diferentes tipos de injurias, causando lesiones estructurales y/o funcionales en el cuero cabelludo, cráneo, meninges y/o encéfalo.

Más del 70 % de los TEC son producto de caídas en el domicilio, que suelen ocurrir durante las horas del día en el 80 % de los casos. El 65 % se presentan en varones y el 60 % en menores de 5 años. Asimismo, lo padecen el 30 % de niños de 5 a 10 años y el 10 % de púberes de 11 a 15 años.

Los TEC producen lesiones traumáticas primarias por la acción directa del golpe sobre la cabeza, ocasionando contusiones y heridas en el cuero cabelludo, fracturas de la bóveda y base de cráneo, lesiones cerebrales focales como hemorragias (extradural, subdural, subaracnoidea e intraventricular), contusiones cerebrales y diversas lesiones cerebrales difusas. Por efecto de la hipoxia, hipotensión e

hipotermia, se alterará el flujo sanguíneo cerebral, originando lesiones traumáticas secundarias (edema cerebral difuso, isquemia cerebral, hemorragias cerebrales secundarias, herniaciones cerebrales y múltiples alteraciones celulares y moleculares en el parénquima cerebral).

Las lesiones primarias y secundarias son un proceso dinámico y, de no diagnosticarse oportunamente, causan un daño neurológico irreversible. La evaluación y manejo de los niños con TEC tiene una fase prehospitalaria en el lugar del accidente y en el traslado a un centro de salud, así como una fase hospitalaria en los servicios de emergencia, neurocirugía y cuidados intensivos pediátricos.

En el manejo prehospitalario se realiza el mantenimiento de la vía aérea y ventilación, el control de las hemorragias externas y de la hipotensión, la inmovilización adecuada y el traslado inmediato a un establecimiento de salud nivel III. El tiempo entre el accidente y la llegada a las salas de emergencia no debe exceder los 20 minutos

En la fase hospitalaria, la evaluación del neurocirujano clasificará a los TEC con riesgo vital bajo, intermedio o alto. De esta manera, se logrará una disminución de la mortalidad por trauma si todas las acciones de evaluación y manejo se realizan durante la primera hora, considerada en medicina como la «hora de oro».

Los TEC de bajo riesgo abarcan el 70 % de casos y se manifiestan en aquellos niños con trauma cefálico pero con estado mental normal, así como en aquellos con ausencia de focalización neurológica y sin evidencias de fracturas de cráneo. El manejo implica una observación hospitalaria por dos o cuatro horas y otra domiciliaria por padres o custodios. La tomografía cerebral es opcional.

Los TEC de riesgo moderado ocurren en el 20 % de casos. Los niños tienen cefalea, vómitos, convulsiones, irritabilidad o compromiso del sensorio, y hay evidencias de fracturas de cráneo. Estos se hospitalizan para tratamiento, observación y monitoreo neurológico. La tomografía cerebral, en este caso, es obligatoria.

Los TEC de alto riesgo constituyen el 10 % de casos y se da en niños con disminución del nivel de conciencia, con signos neurológicos focales, hundimientos craneales o traumatismos penetrantes, signos de fractura de base de cráneo y patrón respiratorio irregular. También ameritan cuidados intensivos pediátricos y tratamiento neuroquirúrgico según el tipo de lesión.

El programa «Piensa primero» busca prevenir los TEC, promoviendo formas seguras de jugar y el uso de cascos al viajar en bicicleta o moto, y del cinturón de seguridad al ir en auto. La educación en prevención de accidentes es vital.

 

Dr. Luis Felipe Gutiérrez Pérez

Neurocirujano y médico asistente del Servicio de Neurocirugía del Instituto

Nacional de Salud del Niño

Clínica San Borja

Clínica Centenario Peruano Japonesa