Las enfermedades oncológicas representan un problema de salud pública en el mundo y en el Perú. Así lo demuestra su elevada incidencia en nuestro país con el aumento en las cifras de nuevos casos de cáncer en ambos sexos y con la prevalencia de cánceres comunes como el de cérvix y mama en las mujeres y próstata y estómago en los hombres.

Aunque la investigación y desarrollo de nuevos tratamientos para el cáncer ha experimentado una evolución importante en los últimos años con incremento de las tasas de supervivencia y con menos efectos secundarios en los supervivientes, es importante conocer de qué manera estos tratamientos pueden afectar la fertilidad en una persona que aún no completa su deseo reproductivo.

Algunos procedimientos estándares como la quimioterapia o radioterapia pueden provocar la infertilidad o incapacidad de procrear de manera temporal o permanente, tanto en el hombre como en la mujer. Dichos tratamientos pueden afectar tanto los órganos sexuales y su funcionamiento. Algunos fármacos usados en la quimioterapia pueden disminuir, en los hombres, el número de espermatozoides, reducir su capacidad de movimiento y dañar el tejido testicular. En el caso de las mujeres, muchos de estos fármacos o tratamientos pueden dañar los ovarios y otros órganos reproductivos, interrumpir la menstruación en algunos casos de manera irreversible con riesgo de una menopausia temprana.

Es natural que un paciente diagnosticado con cáncer esté impactado por su enfermedad y que su interés se incline por su tratamiento y posibilidades de curación, y que por ende le resulte difícil pensar en el futuro y las consecuencias de dichos tratamientos. Sin embargo, es primordial que tras el informe del diagnóstico y la planificación de la estrategia a seguir, el médico oncólogo indique sobre la importancia de la preservación de la fertilidad al paciente y a sus familiares (en especial en el caso de pacientes menores de edad) y que los guíe para consejo a los especialistas en fertilidad en los Centros de fertilidad que manejen las técnicas de preservación, con el propósito de satisfacer una posterior maternidad o paternidad antes de someterse a un tratamiento contra el cáncer. En el Perú, ya existe la iniciativa de crear la Red Peruana de Oncofertilidad, respaldada por CEFRA y CRYOFERT, y promovida por BIOMER. Esta red tiene como misión primordial crear conciencia sobre la necesidad de preservar de la fertilidad en pacientes con cáncer y asentar la plataforma organizacional y tecnológica para llevar a cabo dicha misión. La idea a futuro es que los pacientes tengan acceso a una plataforma multidisciplinaria donde encuentren toda la ayuda e información necesaria y que los ponga en contacto con instituciones y profesionales para la preservación de su fertilidad.

En este entorno, y teniendo en cuenta que el campo de la reproducción humana ha experimentado grandes avances en las últimas décadas, los especialistas en esta área desempeñan un papel fundamental ofreciendo y orientando sobre las diferentes opciones existentes, reales y seguras, que permitirán al paciente la preservación de su fertilidad. En ese sentido, las técnicas de preservación de la fertilidad disponibles en caso se diagnostique un cáncer son:

 

La criopreservación de óvulos: La vitrificación de ovocitos es una técnica que ofrece excelentes posibilidades para preservar la fertilidad de la mujer. Toda mujer en edad fértil puede congelar sus óvulos en el momento que ella lo decida y utilizarlos para satisfacer sus deseos de maternidad años más tarde.

  • Esta técnica está indicada en mujeres con riesgo de perder su capacidad reproductiva por enfermedades oncológicas (cáncer), antecedentes de endometriosis, antecedentes familiares de menopausia prematura, o en aquellas que postergan su maternidad por otras causas como desarrollo profesional, económico, etc.

La criopreservación del esperma: Es una técnica que nos permite conservar los espermatozoides a bajas temperaturas (-196oC) y mantenerlos durante largos períodos sin llegar a perder su capacidad fecundante. La criopreservación está indicada en pacientes que van a someterse a vasectomía, tratamientos con quimioterapia o radioterapia, así como en aquellos que por diversas razones presentan dificultades para obtener una eyaculación normal (disfunción eréctil, eyaculación retrógrada) o muy mala calidad espermática; ó en aquellos pacientes que por motivo de viaje o residencia fuera del país no estarán presentes durante la realización del procedimiento de fertilidad.

 

  • La criopreservación de embriones: Como parte de las técnicas de Reproducción Asistida de alta complejidad, los embriones generados in vitro pueden ser congelados para su posterior transferencia en un ciclo diferido (natural o artificial). La vitrificación suele realizarse en los días 3 ó 5 de cultivo embrionario.

 

  • La vitrificación de embriones de Día 3 consiste en el congelamiento de embriones en el día 3 de vida, en estado de clivaje.
  • La vitrificación de embriones de Día 5 consiste en el congelamiento de embriones en el día 5 de vida y permite la “autoselección” embrionaria In Vitro, siendo los blastocistos finalmente obtenidos los que tienen mejor pronóstico.
  • De esta forma, la paciente tendrá la opción de descongelar y transferirse sus embriones cuando lo desee, previa coordinación y preparación por parte de los especialistas.
  • La maduración in vitro de ovocitos: Es una técnica que consiste en la obtención de los ovocitos en un estadío de desarrollo más temprano que con técnicas convencionales de reproducción asistida. Debido a ello, estos ovocitos requieren aún de un proceso de maduración final In Vitro, utilizando medios de cultivo y condiciones adecuadas que preserven su calidad y capacidad de desarrollo. Como técnica de reproducción asistida, la maduración In Vitro ha presentado mejoras sustanciales en la última década, lo que ha resultado en un incremento en las probabilidades de embarazo como hemos comprobado con los resultados obtenidos en nuestro centro. Cabe resaltar además que esta técnica es de elección en aquellas mujeres cuyo cáncer no permite que reciban hormonoterapia a altas dosis.

 

Dra. Patricia Orihuela Cabrera

Director Médico del Centro de Fertilidad y Reproducción Asistida – CEFRA

Especialista en Ginecología, Obstetricia y Fertilidad