El tratamiento de la estenosis aortica severa, generalmente con algún grado de calcificación, es el reemplazo quirúrgico de la válvula aórtica. Pero con frecuencia, existen en estos pacientes condiciones clínicas agregadas, que hacen que la cirugía con apertura del tórax, sea de muy alto riesgo o que incluso la impiden, como cuando por ejemplo existe severo grado de insuficiencia cardiaca.

En los últimos años, el reemplazo percutáneo de la válvula aórtica enferma, es un procedimiento que se está usando en vez de la cirugía convencional con el tórax abierto, especialmente en estos pacientes que generalmente tiene un alto riesgo quirúrgico.

Existen estudios comparando el reemplazo valvular aórtico con un protocolo conservador en los pacientes asintomáticos con estenosis aortica severa. En cuatro de estos estudios de observación vigilada, los pacientes se compararon con grupos con reemplazo valvular temprano. Los hallazgos analizados, sugirieron que existían 3.5 veces mayor grado de toda causa de muerte en el grupo de espera vigilada, comparado con el reemplazo temprano de la válvula aortica.

Para el tratamiento con reemplazo valvular aortica, generalmente se usa la vía retrograda transarterial y por punción de la arteria femoral a nivel de la ingle. Se introduce un catéter que tiene un balón inflable en la punta y se avanza hasta llegar a la válvula aortica. A nivel de la válvula, se insufla el balón en su interior desgarrándola y aumentando el área de apertura, permitiendo de esta manera el reemplazo valvular, mediante el mismo mecanismo. Como todo procedimiento invasivo de este tipo, este tratamiento tiene riesgos y complicaciones, aun con especialistas entrenados, pero representan una alternativa apropiada a la cirugía de reemplazo valvular convencional para pacientes seleccionados con alto riesgo quirúrgico.

Antes de considerar este tipo de procedimiento, en el tratamiento de la estenosis aortica sin cirugía con tórax abierto, es necesario un análisis y diagnóstico completo del estado de la raíz aortica.

Desde el punto de vista hemodinámico, deben considerarse aquellos pacientes que tienen estenosis aortica de grado severo o grave (gradiente pico mayor a 70 mmHg y área valvular menor a 0.75 cm2)

 La valvuloplastía percutánea aortica y su reemplazo debe considerarse en las siguientes situaciones clínicas:

  1. Paciente con factores clínicos asociados que tienen alto riesgo quirúrgico
  2. Edad avanzada
  3. Enfermedades generales concomitantes graves

 Dr. Ricardo Abugattas J.

Director Médico de Cardiomedic

Profesor Emérito de la Universidad Peruana Cayetano Heredia Sociedad Peruana de Cardiología